Fecha de vencimiento invisible

Escrito por Lucas Semelin
octubre 29, 2020

Hoy en día, cualquier producto comercial tiene una fecha de vencimiento o de “consumir preferentemente antes de”, excepto aquellos casos que por normativa no están obligados.

Cuando realizamos compras, es importante para nuestro bienestar poder conocer si el producto está “en fecha” o si está vencido (siempre y cuando se hayan respetado las variables para su correcto almacenamiento y transporte).

Si bien los productos cumplen con la regulación que obliga a los fabricantes a imprimir la fecha de vencimiento, muchas veces dicha fecha no está impresa de una forma fácilmente distinguible.

¿Cuántas veces hacemos compras en supermercados o negocios, apurados, y no miramos la fecha de vencimiento? ¿Cuántas veces acudimos a una farmacia a comprar un medicamento o algún otro artículo y tampoco le prestamos atención a la fecha de vencimiento? ¿Cómo se nos ocurriría pensar que una farmacia podría vender medicamentos vencidos? ¿Confiamos plenamente en los comercios? ¿O también se nos hace difícil ver la fecha de vencimiento y preferimos obviarla?

Pasa. Nos pasa a todos y muchas veces. ¿Es un cien por ciento culpa de una forma de consumo irresponsable?

No lo creo. Si bien muchas veces cometemos el error de no prestar atención a los envases y etiquetas, también es cierto que en muchos de los casos, es difícil encontrar y leer la fecha de vencimiento.

Ya sea que la fecha está impresa en la parte inferior del envase, en la parte superior de la tapa, en un borde, con tinta de color muy similar al color de fondo, o hecha con microperforaciones, la realidad es que siendo un dato tan importante, se busca incluirlo de forma tal que no “obstaculice” el diseño del packaging comercial.

Cuando uno estudia accesibilidad, es decir, hacer que un producto o servicio pueda ser “accedido” por todos, incluso por aquellas personas con algún tipo de dificultad, una de las reglas básicas es el contraste entre el texto y el fondo. Si el contraste es escaso, entonces personas con problemas en la visión tendrán mucha dificultad en poder distinguir el texto del fondo donde está contenido.

Con este punto solamente, llego a la conclusión de que las fechas de vencimiento no son accesibles. Dejan de lado a personas con dificultades en la visión. Incluso para quienes no tienen dificultades, estar girando el envase varias veces hasta encontrar la fecha de vencimiento es por lo menos molesto.

¿Qué deberían hacer las empresas?

Si las empresas enfocasen sus diseños en la experiencia de usuario, en el concepto de “user-centered design”, entonces sabrían que muchas veces estamos apurados, y sabrían que queremos ver el vencimiento rápido. En este punto aclaro que lo de estar apurado es mucho menos grave que la accesibilidad, pero sin embargo es algo que ocurre y mucho, por eso lo menciono.

Los datos son modas. Hoy está de moda mostrar que un producto tiene 0% azúcar, que tiene menos de X cantidad de sodio. Por más que un producto tenga tantas virtudes, si está vencido, puede hacernos peor a la salud que aquel que tiene más azúcar y más sodio.

Entonces me pregunto: ¿Por qué no incluir la fecha de vencimiento como parte del diseño del packaging? ¿No es mejor mostrar la fecha de vencimiento que intentar esconderla, siendo un dato tan importante? ¿No sería un orgullo para quien produce mostrar “mi producto se vence, pero sos importante para mí y prefiero serte sincero”?

Artículo publicado en Medium

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *